Energía Sostenible

Volumen LII núm. 3 2015

Este número se centra en la energía sostenible y analiza temas tales como el acceso universal a la energia, el aumento del uso de la energía renovable, la mejora de la eficacia energética y la relación entre la energía y el desarrollo.

La energía sostenible universal debe ser una prioridad máxima para la comunidad mundial. Se lo debemos a los 1.100 millones de personas que todavía viven sin electricidad y a los 2.900 millones de personas que siguen utilizando combustible de biomasa contaminante para cocinar y calentarse.

La necesidad de reducir las emisiones no excluye el uso de combustibles fósiles, pero precisa un cambio significativo de dirección; la situación normal no es coherente con la disminución de las emisiones en los sistemas energéticos a nivel mundial.

Solar Sister es una empresa social galardonada que fomenta el espíritu emprendedor de las mujeres para proporcionar electricidad fuera de la red eléctrica y soluciones de cocina limpia a las comunidades subatendidas en África Subsahariana.

Todavía tenemos un largo camino por delante para la incorporación de la energía sostenible, pero el debate mundial que culminó en la aprobación del marco de los ODS en septiembre de 2015 ha alcanzado una aceptación inmensa de la energía como herramienta esencial dentro de una agenda de desarrollo sostenible. Con este nuevo mandato y con el apoyo firme al ODS 7 de los Estados Miembros y los asociados para el desarrollo de todo el mundo, ahora es posible integrar sistemas energéticos más sostenibles que mejoran vidas, fomentan sociedades inclusivas y resilientes y proporcionan desarrollo sostenible para el futuro que queremos.

Los países de América Central necesitan volver a aunar los esfuerzos de los asociados regionales, nacionales e internacionales para fomentar la coherencia de las políticas, la coordinación institucional, las capacidades y las inversiones necesarias para dar respuesta a la pobreza energética y desarrollar un sector del transporte más limpio. Estos factores son clave para conseguir la sostenibilidad en todas las dimensiones de la producción y el uso de energía.

Por ello, la transformación de Islandia constituye un ejemplo de éxito significativo, más que un enfoque basado en un “modelo universal”. Ante todo y sobre todo, Islandia es un ejemplo inspirador de lo que puede hacerse, que aporta numerosas e importantes enseñanzas de utilidad a cualquier país que aspire a lograr una transformación de este tipo.

La tecnología de la información y las comunicaciones desempeña una función en la conservación y la eficiencia mediante la detección y el control. También puede contribuir a un mayor uso de los recursos mediante sistemas compartidos, la eficiencia impulsada por dispositivos más inteligentes, la infraestructura y la fabricación de sistemas de información que permitan cambios de comportamiento y la reducción de las emisiones mediante la programación de cargas en base a la demanda.

Las mejoras de la eficiencia energética a menudo presentan las soluciones más eficaces en función de los costos para superar el reto del acceso al ofrecer una alternativa menos cara a la construcción de nueva capacidad de generación.

Nos encontramos en un punto crítico para el futuro de la urbanización. La mayor parte de la población mundial vive ya en zonas urbanas: concretamente, el 55% de la población total. Las previsiones para los próximos 30 años sugieren que dicho porcentaje aumentará hasta el 70%.

Como Director General de la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA), acepté encantado la oportunidad de escribir acerca de la increíble transformación del sector energético mediante las tecnologías de las energías renovables.

La ciencia se muestra inequívoca al respecto y, por tanto, nuestra tarea está clara: diseñar un modelo de crecimiento sin carbono. Cualquiera que sea el acuerdo que se alcance en París, simplemente no será posible llevarlo a cabo sin una revolución de nuestro modelo de suministro energético y las reformas necesarias para ponerlo en práctica.

La evolución de la energía renovable ha superado todas las expectativas. La demanda mundial de energías renovables se ha incrementado de forma constante, al igual que el consumo energético, sobre todo en los países en desarrollo.

La crisis energética mundial, junto con la amenaza del cambio climático, exigen garantizar la innovación en los sectores energéticos y un consumo responsable, tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo.

El crecimiento económico en auge, la rápida urbanización y la industrialización y el desarrollo en expansión han aumentado la demanda de electricidad del país. La energía renovable desempeñará una función vital para abastecer la demanda de electricidad, sobre todo en regiones del país fuera de la red eléctrica.

Si se utiliza correctamente, la energía atómica puede salvar vidas y ahorrar recursos: ha llegado el momento de realizar una revisión fundamental de sus usos aplicados y promover el desarrollo de la investigación sobre la utilización
de la energía atómica con fines pacíficos.