El Grupo de los 77 en las Naciones Unidas: 1964-2014

[name]
Vol. LI No. 1 2014

La Crónica de la ONU dedica su primer número de 2014 al cincuentenario de la creación del Grupo de los 77 en la Organización. Los artículos de este número tratan sobre las negociaciones posteriores a la Declaración Conjunta de los setenta y siete países, firmada el 15 de junio de 1964, y el papel clave que sigue desempeñando el Grupo de los 77 en el desarrollo internacional.  

La historia del Grupo de los 77 está entrelazada con la de las Naciones Unidas. El Grupo se fundó en 1964 en el primer período de sesiones de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo.

Este Grupo diverso y heterogéneo logró (para mayor frustración de sus interlocutores) superar los prejuicios de civilizaciones e ideologías políticas opuestas para colaborar entre sí y forjar un consenso acerca de complejas cuestiones económicas que repercutían en la vida cotidiana de sus ciudadanos.

De ahí la importancia capital del Grupo de los 77, así como del MNOAL, en lo que respecta a los asuntos mundiales y a la democratización de las relaciones internacionales.

Cuando el Grupo de los 77 apareció en la escena económica mundial al finalizar la primera Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) en 1964, fue aclamado en un titular de portada del prestigioso semanal londinense Sunday Observer como “el fenómeno más importante del período de la posguerra”.

Los países en desarrollo tienen la firme convicción de que es esencial mantener y seguir fortaleciendo esta unidad en el futuro. Esta constituye un instrumento indispensable para garantizar que se adopten nuevos enfoques y planteamientos en el ámbito económico internacional.

Los 50 años de celebraciones deberían ser el punto de partida para una nueva fase, en la que el Grupo de los 77 desempeñase un papel público para el bien de los hombres y las mujeres de todo el mundo.

La resistencia de las Naciones Unidas es notable. Durante casi 70 años, el número de miembros de las Naciones Unidas se ha incrementado rápidamente después de que países recientemente independizados se hayan unido a sus filas.

La cooperación Sur-Sur ha sido una iniciativa clave de los países en desarrollo cuyo objeto es contribuir al logro del desarrollo económico y social de sus naciones y pueblos mediante el establecimiento de vínculos económicos y técnicos entre sí.

La conmemoración del 50º aniversario del establecimiento del Grupo de los 77 es una oportunidad para que sus Estados miembros evalúen el progreso alcanzado a través de su acción conjunta orientada a reparar las injusticias y desigualdades de un orden mundial confeccionado por agentes poderosos del mundo desarrollado con el fin de servir supuestamente sus propios intereses.

El nacimiento del Grupo de los 77 fue el elemento decisivo que puso en marcha mi carrera profesional y mi misión de vida dedicada al desarrollo y a la causa de los países en desarrollo.

El organismo de las Naciones Unidas consideró que el Sur Global había triunfado finalmente en términos económicos y que, con el tiempo, tomará decisiones políticas contra un sistema que se ha subordinado a las necesidades del Norte Global.

El Grupo de los 77 y China habrían tenido, por ejemplo, un mayor potencial energético del que probablemente eran conscientes si hubieran sido capaces de actuar con mayor rapidez, haciendo uso del voto, de la Asamblea General y los organismos especializados, y sobre todo de su propia cooperación Sur-Sur.

El Grupo de los 77 ha dedicado 5 decenios a trabajar para lograr el desarrollo. Respeta el principio de que las naciones, ya sean grandes o pequeñas, merecen participar en pie de igualdad en los asuntos mundiales.