Hakan Altinay

En un mundo cada vez más interdependiente, las personas necesitan un marco mundial comparable para gozar de relativa tranquilidad. Una parte de ese marco de referencia debe basarse en el civismo mundial, un sistema de responsabilidades conscientes que estamos dispuestos a asumir después de las debidas deliberaciones, y de derechos correspondientes que estamos dispuestos a reclamar. Todos debemos preguntarnos lo siguiente: ¿qué responsabilidades estamos dispuestos a asumir personalmente con respecto a los demás seres humanos, y cómo sería el civismo mundial? Un experimento de reflexión puede ayudarnos a encontrar la respuesta.