Raza y pobreza en América Latina Atención de las necesidades de desarrollo de las personas de ascendencia africana

En los últimos 20 años, América Latina ha realizado grandes avances en lo relativo al crecimiento económico sostenido, el aumento de los niveles medios de ingresos y la reducción de las tasas medias de mortalidad infantil. Sin embargo, esos avances no abarcan todo el espectro del desarrollo. Existe la inquietud generalizada de que, a pesar de los progresos registrados, las naciones latinoamericanas no están avanzando tan rápido como era de esperar; a menudo esto da lugar a comparaciones con los países de Asia y, lo que resulta más insidioso, a un análisis simplista según el cual la cultura imperante en América Latina no sería propicia para el desarrollo. Rara vez se menciona que la mayoría de las naciones de la región todavía se enfrenta a una desigualdad y una discriminación de carácter racial profundamente arraigadas, que afectan a todos los aspectos de la vida económica y social. Para que grandes sectores de la población puedan acceder a oportunidades mejores y sostenidas es necesario enfrentar los problemas planteados por la desigualdad. Eliminar la discriminación racial con el fin de incorporar plenamente a los ciudadanos de ascendencia africana, que representan el 30% de la población pero constituyen más de la mitad de los pobres, es una de las tareas más urgentes a las que se enfrenta la región.
Los datos indican que la raza sigue siendo una de las variables más persistentes de la pobreza en el continente americano, lo cual es particularmente inquietante porque las poblaciones de ascendencia africana suelen tener como lengua materna el idioma oficial de sus países (ya sea español o portugués) y viven muy cerca de las zonas urbanas, costeras, portuarias o mineras, que tienden a ser centros de empleo y de oportunidades de crecimiento económico. Para luchar contra la discriminación y la falta de acceso a oportunidades a que se enfrentan estas grandes comunidades, es necesario contar con un enfoque dirigido a eliminar las brechas raciales.
Según informó el Banco Mundial en 2006, se estima que en América Latina hay 150 millones de habitantes de ascendencia africana, por lo que las personas de raza negra constituyen el grupo étnico o racial marginado más numeroso; en cambio, hay aproximadamente 28 millones de indígenas, según estimaciones del año 2007, también del Banco Mundial. Esto significa que la población de ascendencia africana es cinco veces más numerosa que la población indígena. En los últimos 20 años, la comunidad internacional ha dedicado gran atención a las importantes necesidades de las poblaciones indígenas de América Latina. Las instituciones internacionales han creado fondos dedicados a los pueblos indígenas y las organizaciones de donantes han forjado relaciones duraderas para sostener financieramente al movimiento indígena y sus organizaciones. Este apoyo se ha traducido en políticas a largo plazo sostenibles y en importantes victorias para el movimiento indígena. Sin embargo, la atención internacional a las personas de ascendencia africana es mucho más reciente; no comenzó a concretarse realmente hasta la década actual en los preparativos para la Conferencia Mundial contra el Racismo de 2001 y, desafortunadamente, hasta la fecha estas medidas no han dado lugar a una fuente sostenida de apoyo financiero internacional para programas concretos que trabajen con las personas de ascendencia africana o sus organizaciones. Esta falta de compromiso internacional para ocuparse de las necesidades de desarrollo de las personas de ascendencia africana explica la urgencia de contar con una estrategia de desarrollo dirigida a este grupo.
Los temas incluidos en los objetivos de desarrollo del Milenio, establecidos en el año 2000 y adoptados unánimemente por 189 líderes mundiales en la Declaración del Milenio, son un buen punto de partida para tratar de atender las necesidades de las personas de ascendencia africana. Estos ocho objetivos en las esferas de reducción de la pobreza, las mejoras educacionales, la igualdad entre los sexos, la mortalidad de los niños menores de 5 años, la salud materna, la prevención de las enfermedades infecciosas, la sostenibilidad del medio ambiente y las alianzas para el desarrollo no alcanzarán a la mayoría de la población si se mantienen los niveles actuales de discriminación contra las personas de raza negra. Pese al hecho de que ni en los objetivos ni en sus indicadores respectivos, se incluye referencia explícita alguna a grupos minoritarios o étnicos, el análisis de los ocho objetivos anteriores demuestra el alcance de la exclusión que sufren las personas de ascendencia africana; dicho de otra forma, los objetivos de desarrollo del Milenio ofrecen un marco para analizar la pobreza. En cada indicador, las personas de ascendencia africana pertenecen a las categorías más marginadas.
En el caso del Brasil, país que tiene la mayor población de ascendencia africana de la región, sabemos que si se clasificara por separado a las poblaciones blanca y negra, el índice de desarrollo humano (IDH) de una hipotética nación afrobrasileña ocuparía el lugar 101, en tanto que una nación totalmente blanca se ubicaría en el lugar 46. Oficialmente, el IDH del Brasil ocupa el puesto 69 que es aproximadamente el promedio de los dos países brasileños divididos en función de la raza. La exclusión de los afrobrasileños menoscaba las posibilidades de desarrollo de toda la nación.
Recientemente, en un informe del Banco Interamericano de Desarrollo se estimó que el tamaño de la economía del Brasil y de otros países latinoamericanos podría aumentar en más de un tercio si las personas de raza negra estuvieran plenamente incluidas en la fuerza laboral de sus países respectivos. Por ejemplo, las personas de raza negra del Brasil constituyen casi la mitad de la población (el 48%, es decir 80 millones de personas, según las estadísticas oficiales más recientes), pero su participación en la economía representa tan solo el 20% del PIB. El desempleo es un 50% más elevado entre los afrobrasileños que entre los blancos, y los empleados de raza negra ganan menos de la mitad que los de raza blanca. La mayoría de los afrobrasileños, el 78%, vive por debajo del umbral de pobreza, en comparación con el 40% de los blancos. La población de ascendencia africana de Colombia es, por su tamaño, la segunda de la región. Los afrocolombianos representan aproximadamente el 26% de la población total, pero constituyen más del 75% de los pobres y ganan un 34% menos que sus homólogos de otras razas. La falta de acceso al empleo y los salarios inferiores se cuentan entre los problemas que afectan a las personas de ascendencia africana de toda América Latina.
La brecha que separa a las razas tiene amplias repercusiones sobre el desarrollo, particularmente en los países de mayor tamaño, como el Brasil y Colombia. Las personas de ascendencia africana no se han beneficiado de los avances en el ámbito del desarrollo y esta brecha socava el desarrollo de tales naciones en su conjunto.
Pese a los contundentes datos presentados, en la mayoría de los países sigue siendo difícil cuantificar el problema porque los datos desglosados por raza son absolutamente insuficientes en gran parte de la región. A excepción del Brasil, que va a la vanguardia de las estadísticas raciales, y de un puñado de naciones que están realizando avances en el ámbito de las estadísticas, como Colombia, Costa Rica, Belice y Bolivia, la mayoría de los países todavía no dispone de un recuento básico suficiente de su población de ascendencia africana y menos aún de estadísticas desglosadas sobre el desarrollo. Un ejemplo de las dificultades que se plantean al reunir datos de carácter racial se puede apreciar en Colombia. Históricamente, los afrocolombianos se han identificado con sus comunidades geográficas y hasta hace poco no han comenzado a reconocerse como integrantes de diferentes grupos raciales. De este modo, una persona de los estados de Chocó, San Andrés o Providencia podría solamente mencionar donde vive para designar la raza a la que pertenece. Esto complicó la reunión de datos durante el censo de 1993, cuando solamente 500.000 personas, o aproximadamente el 1,5% de la población total, se identificaron como afrocolombianos. Según informaciones actualizadas recientemente por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, una estimación conservadora situaría a la población colombiana de ascendencia africana en el 18%, si bien en varios documentos gubernamentales oficiales se señala que los afrocolombianos podrían representar hasta un tercio de la población total. Sin embargo, hay esperanzas de que mejore la situación gracias a varios ministerios o consejos gubernamentales especiales establecidos en los últimos seis años en el Brasil, el Ecuador, Honduras, el Perú y el Uruguay para examinar las necesidades de las personas de ascendencia africana y de otros grupos pertenecientes a minorías raciales.
Pese a la falta de atención de que son objeto las poblaciones de ascendencia africana en la mayoría de los países, los gobiernos se ocupan cada vez más de reunir y analizar datos sobre la situación de los latinoamericanos de ascendencia africana. Países como el Brasil y Colombia han puesto en marcha políticas y medidas jurídicas para responder a la exclusión en función de la raza. También resulta alentador que un número creciente, aunque todavía limitado, de latinoamericanos de raza negra estén accediendo a cargos electivos y estén siendo designados para ocupar cargos públicos, lo que debería verse reflejado en una mayor atención a las políticas y más oportunidades para elaborar nuevos proyectos de desarrollo encaminados a luchar contra la desigualdad generalizada. La comunidad internacional debe apoyar estas medidas invirtiendo recursos humanos e institucionales para mejorar la reunión de datos con el fin de comprender mejor el problema y realizar un seguimiento de las soluciones previstas en las políticas.
Para seguir eliminando las brechas raciales, es necesario elaborar proyectos dirigidos a las personas de ascendencia africana que tengan por objeto remediar las desigualdades en los ámbitos de la educación, la atención médica y la creación de puestos de trabajo y, de ese modo, incorporar a las personas de raza negra a la sociedad lo antes posible. Además de las medidas dirigidas a las personas de ascendencia africana, los gobiernos no deben descuidar el aumento de la representación de las personas de raza negra en los programas generales de protección social como estrategia a largo plazo para incorporarlas a programas más amplios de reducción de la pobreza y asegurar que no se queden todavía más rezagadas. La exclusión de las personas de ascendencia africana de la sociedad ha tenido graves consecuencias sobre la capacidad de las naciones para desarrollarse. Las personas de raza negra continúan yendo a la zaga de las de raza blanca en toda la región, mientras los gobiernos y organizaciones internacionales se demoran en reconocer la importancia de la población de ascendencia africana de América Latina en la concepción de programas, a pesar del creciente número de pruebas en el sentido de que la raza es un factor fundamental en la distribución del ingreso, la riqueza y los servicios públicos. Debe remediarse la persistente falta de atención a las brechas socioeconómicas presentes en toda América Latina o ésta quedará rezagada con respecto a las demás regiones del mundo.
Referencias
Consulta Interagencial sobre Raza en América Latina. Sitio web. 2006-7. www.iac-race.org
Consulta Interagencial sobre Raza en América Latina. Afro-Descendants: Development with Participation. 2004.
Banco Interamericano de Desarrollo. Advancing Equity in Latin America: Putting Policy into Practice. Eds. Claire Nelson & Stacy Richards-Kennedy. Informe del Banco Interamericano de Desarrollo, 2006.
Diálogo Interamericano. La raza cuenta: objetivos de desarrollo del Milenio para afro-latinoamericanos, Washington, DC., 2006.
Diálogo Interamericano. Race report. Washington, DC., noviembre de 2006.
Diálogo Interamericano. Race report. Washington, DC., agosto de 2004.
Diálogo Interamericano. Race report. Washington, DC., enero de 2003.
Johnson, Ollie A. "Black Politics in Latin America: An Analysis of National and Transnational Politics". African American Perspectives on Political Science. Filadelfia: Temple University Press, 2007.
Morrison, Judith. "Aprovechamiento del potencial de las comunidades afro-latinoamericanas". El desarrollo económico de las comunidades latinoamericanas de ascendencia africana. Arlington, VA. Fundación Interamericana, 2002.
Morrison, Judith. "Introducción". El desarrollo económico de las comunidades latinoamericanas de ascendencia africana. Arlington, VA. Fundación Interamericana, 2001.
Morrison, Judith. "The Role of Canada and the Inclusion of Latin Americans of African Descent". Focal Point 4. 2. (2005).
Morrison, Judith. "Terras de Preto in Maranhão: urbanized Afro-Brazilian clusters in the Northeast". Delnet News 4, enero-febrero (2004).
Morrison, Judith. "Slave Rebellions in Latin America and the Caribbean". Africana: The Encyclopedia of the African and African-American Experience. Basic Civitas Books, 1999.
Morrison, Judith. "What Works in Rural Afro-Brazilian Communities? Impressions of Successful Government and Non-governmental Interventions". Tesis. MIT, 1997.
Telles, Edward E. Race in Another America: The Significance of Skin Color in Brazil. Princeton, NJ. Princeton University Press, 2004.
Thorne, Eva. Social Movements. Washington, DC.. Banco Interamericano de Desarrollo, 2002.
PNUD (Busso, M., M. Cicowiez, y L. Gasparini). Ethnicity and MDGs in Latin America. La Plata. Centro de Estudios Distributivos, Laborales y Sociales (CEDLAS), Universidad Nacional de la Plata, 2004.
Vieira, Rosângela Maria. "Brazil". No Longer Invisible: Afro-Latin Americans Today. Londres. Minority Rights Group, 1995. 19-46.
Banco Mundial. Más Allá de los Promedios: Afrodescendientes en América Latina. Eds. Josefina Stubbs y Hiska N. Reyes. Publicación del Banco Mundial, 2006.
Biografía
Judith Morrison es la Directora Regional para América del Sur y el Caribe de la Fundación Interamericana. Anteriormente, ocupó los cargos de asociada principal en la organización Diálogo Interamericano y de Directora Ejecutiva de la Consulta Interagencial sobre Raza en América Latina. La Sra. Morrison tiene una maestría en desarrollo económico y planificación regional del Massachusetts Institute of Technology (MIT). Objetivos de desarrollo del Milenio e indicadores referentes a las personas de ascendencia africana
Objetivos de desarrollo del Milenio Indicadores referentes a las personas de ascendencia africana

Objetivo 1: Reducción de la pobreza Dado que representan el 50% de la población pobre de la región, es mucho más probable que las personas de raza negra sufran de pobreza extrema.
Objetivo 2: Mejoras
educacionales En toda la región, la probabilidad de que las personas de ascendencia africana asistan a centros de enseñanza secundaria es un 50% menor que en el caso de las de raza blanca.
Objetivo 3: Igualdad entre los sexos En el Brasil, las mujeres de ascendencia africana pertenecen al sector de menores ingresos de toda la población. La participación política de las mujeres afrobrasileñas es mínima. Muy pocas mujeres afrobrasileñas han sido elegidas para ocupar escaños parlamentarios.
Objetivo 4: Mortalidad de los niños menores de 5 años La tasa de mortalidad infantil en la ciudad de Esmeraldas (Ecuador), cuya población es predominantemente de ascendencia africana, es el doble del promedio nacional. En la costa del Pacífico de Colombia, donde predomina la población de ascendencia africana, la tasa de mortalidad infantil es cuatro veces más elevada que el promedio nacional.
Objetivo 5: Salud materna La probabilidad de que las mujeres afrobrasileñas mueran en el parto es tres veces mayor que en el caso de las de raza blanca, y el 57% de todos los niños nacidos de madres afrocolombianas son prematuros.
Objetivo 6: Prevención de las enfermedades infecciosas La tasa de VIH/SIDA en las comunidades afrohondureñas es tres veces más elevada que la tasa general del país.
Objetivo 7: Sostenibilidad del medio ambiente Casi todas las municipalidades de población blanca de Colombia (94)% pueden satisfacer las necesidades básicas de sus habitantes, mientras que no es así en las predominantemente negras. Las municipalidades afrocolombianas (aquellas donde al menos el 75% de la población es de raza negra) tienen una menor calidad de vida según todos los indicadores de desarrollo, lo que equivale a decir que ninguna municipalidad de raza negra es capaz de satisfacer las necesidades básicas de agua, saneamiento, atención médica y educación de su población.
Objetivo 8: Alianzas para el desarrollo Las alianzas para el desarrollo se ven gravemente comprometidas porque la exclusión racial de grupos étnicos en América Latina podría costar a las naciones de la región al menos un quinto de su PIB. Fuentes: Race Counts: Millennium Development Goals for Afro-Latin Americans, 2006. Diálogo Interamericano, Washington, DC. Referencias en el texto: (Ministerio de Salud del Ecuador y Ministerio del Interior de Colombia, 1997; Banco Interamericano de Desarrollo, Zoninsein, 2001; Cidinha da silva Martins, 2004; Banco Interamericano de Desarrollo, 2003; Informe sobre Desarrollo Humano 2005 del PNUD/Milam Fitts, 2002).