Prólogo

La vida en las calles y los campos de Bamyan, provincia de la parte central del Afganistán donde el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo respalda proyectos ambientales y de medios de vida.  © PNUD Afganistán/Rob Few/2015

El Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, al dirigirse al Consejo de Seguridad en enero de este año afirmó que la prevención no es simplemente una prioridad, sino la prioridad, que si cumplimos con nuestras responsabilidades, salvaremos vidas, reduciremos el sufrimiento y daremos esperanza a millones de personas.

A medida que los conflictos y las crisis menoscaban los intentos por fortalecer los pilares fundamentales de las Naciones Unidas —la paz y la seguridad, los derechos humanos y el desarrollo— debemos reafirmar nuestro compromiso con la paz y el desarrollo inclusivo y sostenible. Si los estragos de la guerra, el terrorismo y el extremismo, y los efectos de los desastres naturales relacionados con el clima siguen sin cesar y permanecemos cruzados de brazos, pueden perjudicar nuestras vidas y nuestros medios de vida. Por lo tanto, resulta necesario aplicar reformas exhaustivas y lograr una mayor integración de nuestras capacidades, al tiempo que reforzamos nuestras alianzas y generamos confianza entre los Estados Miembros y las partes interesadas.

Hace dos años, la revista analizaba el vínculo entre los conflictos y la implementación y el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en su número titulado "Aplicación de la Agenda 2030: Haciendo frente a los conflictos". Este número se centra en la importancia de fomentar y mantener el compromiso con una cultura de prevención para alcanzar esos Objetivos. Asimismo, examina los conflictos y las crisis y su relación con el empoderamiento de la sociedad civil, los medios de comunicación y la alfabetización informacional, el papel de la mujer en los procesos de paz actuales, y la desertificación y la inversión de la degradación de la tierra.

Con este número de la Crónica ONU esperamos servir de apoyo al debate sobre la cultura de prevención y contribuir al objetivo de reforzar y mantener la paz y la seguridad, los derechos humanos, el estado de derecho y el desarrollo sostenible, para generaciones presentes y futuras.