Prólogo

 

           Ante la próxima celebración de la primera Cumbre Humanitaria Mundial, que tendrá lugar los días 23 y 24 de mayo de 2016 en Estambul (Turquía), el equipo de la Crónica ONU invitó a un distinguido grupo de contribuyentes a escribir para este número de la revista artículos sobre el tema “La acción humanitaria: una responsabilidad compartida”. Se presentan aquí diversas perspectivas sobre el futuro de la labor humanitaria, junto con reflexiones personales acerca de cómo proceder ante el aumento exponencial de las necesidades humanitarias derivado de la escala y la complejidad sin precedentes de las crisis en curso.

           Las Naciones Unidas siguen trabajando con los Estados Miembros y los asociados de la sociedad civil y el sector privado para hacer frente al sufrimiento humano y las pérdidas dimanantes de desastres tanto naturales como provocados por el hombre. Los esfuerzos desplegados por la Organización han permitido atender las necesidades inmediatas de personas cuyas vidas fueron devastadas por sucesos como terremotos, hambrunas y guerras. También hemos prestado ayuda a comunidades afectadas en la reconstrucción de infraestructuras e instituciones, aumentando su resistencia para ayudar a protegerlas de catástrofes futuras.

           Si bien la financiación para actividades de socorro de las Naciones Unidas ha experimentado un aumento extraordinario, no llega a estar a la altura de las recientes necesidades de respuesta de emergencia.

           Ante tales circunstancias, en 2012 el Secretario General Ban Ki-moon propuso la celebración de la Cumbre Humanitaria Mundial. La finalidad de la Cumbre es congregar a gobiernos, organizaciones humanitarias, el sector privado y personas afectadas por las crisis con miras a reinventar el sistema humanitario internacional, haciéndolo más receptivo y responsable ante las personas a las que presta servicios.

           El presente número contiene contribuciones de, entre otros, el Secretario General Ban Ki-moon, Stephen O’Brien, Secretario General Adjunto de Asuntos Humanitarios y Coordinador del Socorro de Emergencia, y Alek Wek, ex refugiada sudanesa que es actualmente modelo de alta costura y Embajadora de Buena Voluntad del Sudán para la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

           Abrigamos la esperanza de que este oportuno número de la Crónica ayude a informar las deliberaciones celebradas durante la Cumbre Humanitaria Mundial y después, y contribuya así a su objetivo de crear un sistema humanitario más eficaz y sostenible.