¿Podemos salvar los arrecifes de coral?

Banco de peces roncadores rodeando un pilar de coral en el Bloody Bay Marine Park, en Pequeña Caimán. 

Las Naciones Unidas han informado de que el 70% de los arrecifes de coral de la Tierra está amenazado: el 20% de ellos ya está destruido sin esperanza de recuperación, el 24% corre riesgo inminente de colapso y un 26% más está en riesgo por amenazas a largo plazo1. La degradación de los ecosistemas costeros es especialmente problemática, ya que el 40% de la población mundial (3.100 millones de personas) vive a menos de 100 kilómetros del océano, lo que significa que las pérdidas masivas de los ecosistemas de arrecifes de coral constituyen también un problema económico y social2. Las estructuras de los arrecifes protegen de las tempestades a las comunidades costeras, proporcionan arena a las playas y generan enormes ingresos para las empresas de ocio locales. Los arrecifes de coral son también el laboratorio médico del siglo XXI. Un sinfín de organismos como las esponjas, los corales y las liebres de mar contienen moléculas que demuestran potentes efectos antiinflamatorios, antivirales, antitumorales o antibacterianos. A partir de estas moléculas se están desarrollando nuevos tratamientos para la enfermedad de Alzheimer y para enfermedades cardíacas, víricas e inflamatorias. El colapso de los arrecifes de coral tiene implicaciones de largo alcance para todo el océano, para las personas y en realidad, para el planeta. En el futuro, debemos centrarnos en cómo conservar lo que queda, de ser posible, adoptando medidas audaces y decisivas encaminadas a revertir la trágica trayectoria. Estas soluciones requerirán innovaciones y asociaciones que puedan dirigir el cambio social necesario para frenar los daños en los arrecifes de coral y revertir la tendencia a la baja de su salud y supervivencia.

El tiempo no está de nuestro lado, pero la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible establece un plan para la futura protección de los océanos. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) ponen de relieve las implicaciones económicas, sociales y culturales del grave descenso de las poblaciones de peces, el deterioro de los ecosistemas de arrecifes de coral y la erosión costera debida al aumento del nivel del mar, así como la deficiente gestión actual3. Por ejemplo, el ODS 14 pone de manifiesto la necesidad de reducir la contaminación marina, regular la captura de peces y poner fin a la sobrepesca, la pesca no reglamentada y las prácticas pesqueras destructivas, a fin de restablecer las poblaciones de peces en el plazo más breve posible. El objetivo es gestionar y proteger de forma sostenible al menos el 10% de los ecosistemas marinos y costeros antes de 2020, y fortalecer su resiliencia y adoptar medidas para su recuperación.

Teniendo en cuenta que el 70% de los arrecifes de coral ya ha desaparecido o se encuentra amenazado, se requerirán mayores niveles de protección para poder compensar el creciente estrés provocado por el cambio climático. Los corales se vuelven blancos y se "decoloran" como consecuencia de la expulsión del animal de las algas simbióticas por culpa del estrés. La temperatura más elevada de lo normal en la superficie del mar durante períodos prolongados está provocando la muerte de los corales en todo el mundo, un fenómeno que, según predicen los modelos climáticos, será cada vez más frecuente4. Algunos estudios demuestran que las reservas marinas administradas, donde la captura está prohibida y el 50% de los arrecifes está protegido, aunque son vulnerables al calentamiento de las aguas, sí tienen capacidad de recuperación5. Por desgracia, el episodio más reciente de decoloración de la Gran Barrera de Arrecifes de Australia ilustra cómo el cambio climático, impulsado principalmente por las emisiones de carbono de origen humano, está destruyendo este ecosistema marino esencial a pesar de su protección, incluso en lugares muy alejados de las poblaciones humanas6. El Acuerdo de París de 2015, aprobado en el 21er período de sesiones de la Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP21), ha marcado una nueva era que podría mitigar las consecuencias del cambio climático para la humanidad, pero no para los arrecifes de coral. Sin embargo, para que los arrecifes sobrevivan, hacer frente a los efectos del cambio climático debe ser la prioridad y el eje central de cualquier solución que se proponga para mejorar la situación. ¿Qué otras vías hay para solucionar este complejo problema? Consideremos el siguiente modelo extragubernamental: la colaboración entre los sectores público y privado.

SIMPOSIO DEDICADO A “REPLANTEAR EL FUTURO DE LOS ARRECIFES DE CORAL"

En junio de 2016 se reunió en Londres una amplia representación de influyentes científicos expertos en arrecifes de coral y en ciencias sociales, directores de fundaciones y de organizaciones no gubernamentales, encargados de la formulación de políticas y ciudadanos interesados para celebrar el simposio internacional dedicado a "Replantear el futuro de los arrecifes de coral". El simposio fue presidido por Su Alteza Real el Príncipe Eduardo, Conde de Wessex y fundador del Central Caribbean Marine Institute (CCMI). El CCMI es una organización no gubernamental de formación e investigación de los arrecifes de coral, que cuenta con un activo centro situado en Pequeña Caimán (Islas Caimán). Financiada principalmente con fondos privados, la organización trabaja en colaboración con las escuelas locales para que todos los niños de las Islas Caimán hayan recibido formación adecuada sobre los océanos a la edad de 12 años.

El simposio se convocó con la finalidad de establecer un diálogo entre los expertos de los sectores público y privado, con amplias perspectivas sobre qué medidas pueden conducir a un futuro saludable para los arrecifes de coral. La atención se centró en la necesidad de adoptar un enfoque más progresista, ambicioso e innovador, tanto para brindar protección inmediata como para evitar nuevas pérdidas. Los puntos que fueron objeto de acuerdo y desacuerdo, las intervenciones inesperadas y los resultados del simposio pueden resumirse en el contexto de la COP21 y del ODS 14. La conclusión principal a que se llegó fue que las soluciones para proteger el futuro del coral deben trascender rápidamente las fronteras sociales, económicas y culturales. Los objetivos de emisiones de carbono fijados en París en el marco de la COP21 provocarán un aumento de las temperaturas para 2030 que será devastador para los arrecifes de coral7. Además, las recomendaciones del ODS 14 deben considerar más específicamente el nivel actual de destrucción de los arrecifes por efecto directo de las actividades humanas y por el cambio climático.

Aumentar la extensión de las zonas protegidas y eliminar los efectos nocivos requiere abordar cuestiones humanas que van más allá de la delimitación de las zonas protegidas. La conservación depende de una firme gobernanza que a menudo se ve ensombrecida por intereses privados. Cambiar el comportamiento humano y las condiciones que influyen en él, como la pobreza y los efectos de la globalización, sería un primer paso necesario en muchas esferas8. Impartir formación sobre la pesca sostenible y facilitar oportunidades para las energías renovables y el ecoturismo son estrategias que han aumentado con éxito las tasas de empleo y han mejorado los servicios de saneamiento, reduciendo al mismo tiempo la pobreza, la malnutrición y la contaminación. Las soluciones a más largo plazo deberían mejorar la situación de la mujer en los países en desarrollo, que son las que sostienen principalmente los sectores de la pesca y la acuicultura, brindándoles acceso a puestos de trabajo en esos países.

La estrategia de gobernanza descendente podría resultar más persuasiva si se prestase atención a garantizar una percepción positiva de la comunidad respecto a la eficacia de la protección. La buena gobernanza podría efectivamente reducir la sobrepesca, detener los daños provocados por las anclas y eliminar el impacto directo de las actividades humanas siempre y cuando se incluyan, como parte del plan, las cuestiones humanas y la percepción de la comunidad9.

La recuperación de los corales mediante el cultivo o el trasplante se ha mencionado en diversas ocasiones como una posible solución para los arrecifes en crisis, pero no podrá ser un remedio eficaz hasta que no se hayan eliminado los factores de perturbación que han provocado la desaparición de los corales. La explotación y la extracción destructivas, como se ha comprobado recientemente en el mar de China meridional, deben cesar. Se debería poner fin a la práctica de liberar desechos y aguas residuales en las aguas costeras, que provoca la proliferación de algas. Detener el desarrollo no planificado de las zonas costeras, que reduce la productividad de los corales debido al aumento de la sedimentación, desempeñaría un papel importante para revertir el deterioro de los arrecifes en algunos lugares. Seguidamente se ofrecen las conclusiones y las recomendaciones del simposio, tanto en lo referente al fondo de la cuestión como a modo de ejemplo de una colaboración productiva entre los sectores público y privado.

RESUMEN DEL SIMPOSIO DEDICADO A “REPLANTEAR EL FUTURO DE LOS ARRECIFES DE CORAL"

  • El ritmo de deterioro de los arrecifes de coral supera en rapidez a la actual trayectoria en al menos un decenio.
  • Los arrecifes del futuro serán muy diferentes en estructura y composición a los actuales arrecifes.
  • La meta del ODS 14 de la Agenda 2030 de conservar al menos el 10% de las zonas costeras y marinas debería ser mayor para los arrecifes de coral, considerando que el 70% de los arrecifes está amenazado.
  • El impacto climático sobre los arrecifes de coral, en particular el rápido aumento de la temperatura de la superficie del mar, matará grandes áreas de arrecifes, que no podrán recuperarse suficientemente rápido antes de que se produzcan nuevos episodios de calentamiento de las aguas.
  • Los objetivos del Acuerdo de París aprobados en el marco de la COP21 para reducir las emisiones de carbono son insuficientes. Los arrecifes de coral desaparecerán antes de que se cumplan los objetivos.
  • El colapso de los arrecifes de coral tiene implicaciones de largo alcance para los océanos en su conjunto y para las personas, ya que los arrecifes son ecosistemas centinela que protegen a las comunidades costeras.
  • El compromiso público con los arrecifes de coral en crisis es lamentablemente bajo, en especial en comparación con muchas otras crisis ambientales.
  • Es necesario un verdadero cambio social para que los ecosistemas de los arrecifes de coral sigan funcionando.
  • Los activistas y los responsables de las campañas suelen dirigirse a los ministerios de medio ambiente para proponer medidas de protección, cuando sería más eficaz implicar a los ministerios de finanzas o de desarrollo, que tienen mayor poder y acceso a los recursos.

MEDIDAS A ADOPTAR A PARTIR DEL SIMPOSIO

  • Para la supervivencia de los arrecifes de coral es fundamental adoptar, a nivel mundial, medidas inmediatas para reducir el futuro calentamiento por encima de los objetivos aprobados en el marco de la COP21.
  • Crear un movimiento de gran visibilidad que propicie un cambio de comportamiento de la sociedad para reducir los efectos adversos en los arrecifes de coral y para adoptar un estilo de vida más sostenible.
  • Crear un grupo de promoción y una coalición de entidades seleccionadas para defender y sensibilizar sobre los arrecifes de coral, y adoptar medidas que ofrezcan soluciones pertinentes a cada región específica. Centrarse en las particularidades de cada región.
  • Invitar a los líderes de la industria, a los Jefes de Estado y a los ministerios de finanzas a participar en los debates con miras a instruir, informar y ampliar el diálogo.
  • Tomar la iniciativa cuando las cuestiones pertinentes que afectan a la salud de los arrecifes de coral atraigan la atención de los medios de comunicación o de los Gobiernos.
  • Participar como científicos en los debates sobre el clima y presionar para lograr una reducción más rápida de las emisiones de carbono.
  • Estudiar nuevas soluciones, innovadoras y susceptibles de reproducción a gran escala, que puedan adaptarse en las diferentes disciplinas científicas, así como soluciones en materia de gestión y de políticas, y ampliar el diálogo y aumentar la conciencia sobre los problemas y las soluciones.

CONCLUSIÓN

Considerando que los arrecifes de coral están entre los ecosistemas más amenazados de la Tierra, la extrema necesidad de que se produzca un cambio social que reduzca el impacto de las actividades humanas en los ecosistemas de los arrecifes de coral ya no se discute. Sin duda, cumplir para 2030 el ODS 14 ayudaría a mejorar los recursos oceánicos. Medidas como proteger a los grandes depredadores, identificar las principales especies de peces herbívoros para su protección, frenar la pesca, la navegación y el buceo destructivos y gestionar la explotación de los peces que viven en los arrecifes pueden resultar beneficiosas. Pero, para proteger los arrecifes de coral, es preciso adoptar medidas mucho más enérgicas y emprender una campaña informativa descendente para conseguir un planeta neutro en carbono; de lo contrario, la recuperación del mundo submarino será una esperanza perdida.

Notas

1      Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas, "Life below water: why it matters”, 2016. Disponible en http://www.un.org/sustainabledevelopment/wp-content/uploads/2016/08/14_W....

2      Biliana Cicin-Sain, "Objetivo 14—Conservar y utilizar sosteniblemente los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible”, Crónica ONU, vol. Ll núm. 4 (2014). Disponible en https://unchronicle.un.org/es/article/objetivo-14-conservar-y-utilizar-s....

3      Departamento de Información Pública de las Naciones Unidas, "Life below water: why it matters”.

4      Reuben Van Hooidonk y otros "Local-scale projections of coral reef futures and implications of the Paris agreement", Scientific Reports, vol. 6 (2016).

5      Carrie Manfrino y otros, "A positive trajectory for corals at Little Cayman Island", PLOS One, vol. 8, núm. 10:e75432 (2013).

6      Terry P. Hughes y otros, “Global warming and recurrent mass bleaching of corals”, Nature, vol. 543, núm. 7645 (2017), págs. 373 a 377.

7      Declaración Consensual de la ISRS (International Society for Reef Studies) sobre el Cambio Climático y el Blanqueamiento de los Corales, octubre de 2015. Preparada para el 21er período de sesiones de la Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, París, diciembre de 2015. Disponible en http://coralreefs.org/wp-content/uploads/2015/11/ISRS-Consensus-Statemen... Van Hooidonk y otros, "Local-scale projections of coral reef futures and implications of the Paris agreement”. Hughes y otros, “Global warming and recurrent mass bleaching of corals”.

8      Joshua E. Cinner y otros, “Bright spots among the world's coral reefs", Nature, vol. 535, núm. 7612 (2016), págs. 416 a 419.

9      Rachel A. Turner y otros, "Trust, confidence, and equity affect the legitimacy of natural resource governance”, Ecology and Society, vol. 21, núm. 3 (2016).