Participación, consulta y elementos críticos de colaboración para una implementación eficaz de la Agenda 2030

Pie/Crédito de la foto: La Vicesecretaria General de las Naciones Unidas Amina J. Mohammed aborda el Evento de alto nivel de acción para los ODS sobre innovación, celebrado por la Asamblea General el 17 de mayo de 2017. El evento ofreció a los Estados Miembros la oportunidad de interactuar con innovadores líderes y empresas tecnológicas sobre cómo las nuevas tecnologías podrían respaldar la implementación exitosa de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. © Foto de las Naciones Unidas/Evan Schneider

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son, en esencia, una iniciativa global inclusiva e innovadora para erradicar la pobreza y lograr un futuro mejor para todos en un planeta sano. La Agenda y los Objetivos reflejan las voces de millones de personas de todo el mundo, y sus aspiraciones para el futuro que quieren. He visto de primera mano el compromiso sin precedentes, el dinamismo y las contribuciones concretas que las partes interesadas de todos los sectores de la sociedad han aportado al proceso intergubernamental que llevó a la adopción de la Agenda 2030. Como consecuencia, la Agenda es «de las personas, por las personas y para las personas»1 y se espera que se implemente con la participación de «todos los países, todas las partes interesadas y todas las personas»2.

Esta concepción común de la visión de los ODS está impulsando actualmente su implementación. El éxito de nuestro viaje colectivo hasta 2030 dependerá en gran medida de la eficacia con la que los Gobiernos, que dirigen la implementación de esta agenda universal y transformadora, comprometan a los parlamentos, las autoridades locales, los pueblos indígenas, la sociedad civil, las comunidades científicas y académicas y el sector privado, y salven la distancia entre la gente y la situación política nacional.

El éxito también se medirá dependiendo de la medida en la que cumplamos el compromiso de no dejar a nadie atrás. Tenemos que garantizar que ofrecemos una voz y plataformas para la participación y el compromiso significativos de las comunidades y personas más marginalizadas, vulnerables y excluidas.

En muchos países, incluidos algunos que presentaron sus exámenes nacionales voluntarios en el foro político de alto nivel sobre el desarrollo sostenible de las Naciones Unidas, estamos viendo cómo una participación pública eficaz puede producir que haya menos corrupción, más transparencia y mejores leyes, políticas y programas gubernamentales, además de asignaciones presupuestarias que fomenten un enfoque del Gobierno en su conjunto.

Crear conciencia de forma pública sobre los ODS también puede permitir a los ciudadanos exigir responsabilidades a sus Gobiernos. Varios exámenes nacionales voluntarios de 2017 destacaron las innovadoras actividades de concienciación para aumentar la adopción de los ODS, desde la motivación de los ciudadanos para que utilicen sus dispositivos móviles con el fin de comprobar la calidad del aire hasta el diseño de programas de enseñanza sobre la conservación de recursos y la organización festivales de música con la temática de los ODS3. Muchos países han desarrollado campañas de comunicación y han utilizado herramientas como los medios de comunicación de masas, las redes sociales, los portales en línea, los talleres y la producción de folletos y pósteres4.

Para impulsar el apoyo popular a la Agenda 2030 y los ODS, deben cumplirse varios requisitos:

1.         Fomentar conocimiento sobre los ODS: Los ODS reflejan la realidad interrelacionada de las vidas diarias de la gente. Me ha impresionado la capacidad de las comunidades para interiorizar los Objetivos, independientemente de la jerga utilizada por los profesionales del desarrollo. Por este motivo, fomentamos que la Campaña de Acción de los ODS respalde la defensa y el compromiso público en la implementación de los ODS. Usaremos el poder de convocatoria de las Naciones Unidas, mediante un centro de estrategia de los ODS revitalizado, para motivar, conectar y reunir a los agentes clave y las plataformas existentes que buscan educar, empoderar y movilizar a los ciudadanos, las personas influyentes y otras partes interesadas en actuar para apoyar los ODS. Con atención en las medidas adoptadas por el sistema, el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas ha lanzado hace poco una herramienta en línea que esquematiza las acciones de los organismos de las Naciones Unidas para los ODS.

La educación es otra potente herramienta para crear conciencia del desarrollo sostenible. Varios países han integrado los ODS en programas de enseñanza y educativos y han creado materiales educativos sobre los ODS5. La siguiente generación de líderes se está creando en nuestras escuelas y universidades. Se trata de una primera línea crítica que debe proporcionar la ambición, las herramientas y la inspiración para que se creen y evalúen nuevas soluciones de desarrollo. Las Naciones Unidas están desempeñando su papel ofreciendo formación a los líderes sobre cómo determinar la visión estratégica y desarrollar conocimientos prácticos acerca de la manera de encontrar soluciones eficaces para su comunidad, ya sea un país, un pueblo o un vecindario6.

2.         Crear un entorno favorable para la participación: Esto se expresa claramente en los ODS 16 y 17, que exigen un entorno que fomente la tolerancia hacia visiones diferentes y la participación pública. Un liderazgo responsable, unos marcos legales que se ciñan a las normas sobre derechos humanos y una mayor inversión en instituciones transparentes y responsables son fundamentales para que esto ocurra.

3.         Equilibro de género, participación juvenil y no dejar a nadie atrás: Actualmente, el número de adolescentes y jóvenes en el mundo es mayor que nunca: 1800 millones7. Tenemos que crear espacios adecuados para movilizar a las personas jóvenes e impulsar sus ideas, capacidad de liderazgo y energía. Tenemos que garantizar que las mujeres y niñas estén implicadas de manera central en todos nuestros esfuerzos. Debemos encontrar una manera de permitir a todo el mundo desempeñar su papel. Por último, debemos identificar a quiénes estamos dejando atrás y establecer estrategias adecuadas e inclusivas para tender primero la mano a los que estén más atrás, incluidas las personas con discapacidades, los pueblos indígenas y otros grupos marginados.

4.         Impulsar la revolución de los datos: Esto es clave para garantizar que las intervenciones se centren en las comunidades y regiones pobres y aquellas más vulnerables y marginadas. Los Gobiernos necesitan datos de referencia sólidos y fuentes de datos integrados, así como explorar los datos generados por los ciudadanos para complementar las estadísticas nacionales, vincular la planificación de políticas basadas en evidencias con la financiación de los ODS, y usar datos del sector privado, el mundo académico y la sociedad civil, especialmente cuando no hay indicadores disponibles de los sistemas existentes.

5.         Generar los medios para implementar la participación eficaz: Debemos identificar y fomentar nuevas formas de trabajar en las alianzas con varias partes interesadas que movilicen y compartan conocimientos, recursos financieros, experiencia y tecnología. Esto incluye asignar recursos para reforzar las capacidades y fomentar la participación popular en la implementación y el seguimiento de la Agenda 2030 a todos los niveles. Esto también implica explorar nuevos enfoques de financiación en colaboración con el sector privado para satisfacer las amplias y urgentes necesidades de inversión de los Objetivos.

6.         Vincular las agendas interconectadas: La Agenda 2030 y los Objetivos incluyen varios retos interconectados. Combatir el cambio climático y lograr patrones de producción y consumo sostenibles, por ejemplo, es fundamental para lograr los ODS y puede desbloquear el gran crecimiento económico potencial en todas las regiones y para todas las personas. La paz y la seguridad son los pilares de la Agenda 2030 y la interrelación entre seguridad, acción humanitaria y desarrollo son la verdadera base para la consecución de todos los ODS.

El Secretario General de las Naciones Unidas está liderando actualmente un reposicionamiento del sistema de desarrollo de las Naciones Unidas tras el reciente acuerdo de los Estados Miembros de las Naciones Unidas8, que refuerza el enfoque del trabajo de los coordinadores residentes de las Naciones Unidas sobre el desarrollo disponible, cuyo objetivo general es erradicar la pobreza en todas sus formas y dimensiones.

Esperamos ver equipos de países de las Naciones Unidas más fuertes, orientados a las prioridades nacionales, que trabajen colaborando con los Gobiernos nacionales y actúen como intermediarios de las alianzas nuevas e innovadoras con partes interesadas de distintos sectores. Las personas de todos los sectores deben ser agentes activos si queremos lograr la transformación que queremos en 2030.  

 

Notas

  1. A/RES/70/1, párrafo 52. Disponible en: https://sustainabledevelopment.un.org/post2015/transformingourworld.
  2. Ibid., Preámbulo.
  3. Afganistán, Argentina, Azerbaiyán, Botsuana, Chile, Dinamarca, Etiopía, Guatemala, Indonesia, Japón, Jordania, Malasia, Maldivas, Nigeria, Tailandia, Togo y Zimbabue, según la información de sus exámenes nacionales voluntarios para 2017. Consulte los detalles en el informe de síntesis sobre los exámenes nacionales voluntarios de 2017 de la División de Desarrollo Sostenible, Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas («Synthesis of Voluntary National Reviews, 2017»), febrero de 2018. Disponible en: https://sustainabledevelopment.un.org/content/documents/17109Synthesis_R....
  4. Argentina, Azerbaiyán, Bélgica, Botsuana, Brasil, Chile, Chipre, Dinamarca, Guatemala, India, Japón, Jordania, Kenya, Luxemburgo, Maldivas, Países Bajos (incluido Aruba y San Martín), Nigeria, Togo y Zimbabue, según la información de sus exámenes nacionales voluntarios para 2017. Consulte los detalles en el informe de síntesis sobre los exámenes nacionales voluntarios de 2017 de la División de Desarrollo Sostenible, Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas («Synthesis of Voluntary National Reviews, 2017»).
  5. Aruba, Bélgica, Dinamarca, Japón, Kenya, Malasia, Maldivas, San Martín, Suecia y Zimbabue, según la información de sus exámenes nacionales voluntarios para 2017. Consulte los detalles en el informe de síntesis sobre los exámenes nacionales voluntarios de 2017 de la División de Desarrollo Sostenible, Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas («Synthesis of Voluntary National Reviews, 2017»).
  6. Con ocasión del foro político de alto nivel de 2016 sobre el desarrollo sostenible, el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas (DAES) y el Instituto de las Naciones Unidas para Formación Profesional e Investigaciones (UNITAR) coorganizaron las sesiones de aprendizaje, formación y práctica de los ODS. Disponible en: https://sustainabledevelopment.un.org/hlpf/SDGsLearning. 
  7. Fondo de Población de las Naciones Unidas: «The power of 1,8 billion: Adolescents, youth and the transformation of the future», Estado de la Población Mundial de 2014 (Nueva York, 2014). Disponible en: https://www.unfpa.org/sites/default/files/pub-pdf/EN-SWOP14-Report_FINAL...
  8. A/RES/72/279