Objetivo 12—Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles: un requisito esencial para el desarrollo sostenible

Objetivo 12

Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles

 

El Objetivo 12 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) propuestos por el Grupo de Trabajo Abierto de la Asamblea General de las Naciones Unidas consiste en garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles. ¿Por qué este objetivo es imprescindible para el desarrollo sostenible?

 

La importancia del consumo y la producción sostenibles

Para 2050, la población mundial alcanzará los 9.500 millones1, de los cuales el 70% vivirá en zonas urbanas que consumirán una gran cantidad de recursos. A su vez, de aquí a 2040 se sumarán a la economía mundial 3.000 millones de consumidores de clase media. Si bien en 2010 se había reducido a la mitad el porcentaje de la población mundial que vivía por debajo del umbral de pobreza de 1,25 dólares al día en comparación con 1990, todavía había 1.200 millones de personas viviendo en la pobreza extrema2. Para responder a estos desafíos dentro de la capacidad de sustentación del sistema Tierra, es fundamental adoptar modalidades de consumo y producción sostenibles, que conserven las bases para el desarrollo futuro mediante el uso eficiente de los recursos.

Este ha sido el mensaje constante de la comunidad internacional desde 2002. Tanto en el Plan de Aplicación de las Decisiones de Johannesburgo, elaborado en 2002 en el marco de la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible (CMDS), como en el documento final de la Conferencia Río+20 de 2012, titulado “El futuro que queremos”, se reconoce que “la erradicación de la pobreza, la modificación de las modalidades insostenibles y la promoción de modalidades sostenibles de producción y consumo, y la protección y ordenación de la base de recursos naturales del desarrollo económico y social son objetivos generales y requisitos indispensables del desarrollo sostenible”3.

En la actualidad, la inclusión del ODS 12 en los objetivos propuestos pone de manifiesto que el consumo y la producción sostenibles cumplen una función esencial y transversal en el desarrollo sostenible. Las metas expuestas en 12 de los demás ODS también apuntan a la adopción de modalidades de consumo y producción sostenibles.

El Grupo de Alto Nivel de Personas Eminentes sobre la Agenda para el Desarrollo Después de 2015, establecido a pedido del Secretario General de las Naciones Unidas en 2013, determinó que el consumo y la producción sostenibles constituyen una de las cuatro esferas fundamentales en las que es preciso seguir avanzando para lograr su visión para después de 2015: “poner fin a la pobreza extrema en todas sus formas (...) y colocar las piedras angulares para la prosperidad sostenida para todos”4. El Grupo de Alto Nivel reconoció que para transformar las economías con el fin de crear empleos y promover un crecimiento inclusivo se requiere un cambio rápido hacia modalidades de consumo y producción sostenibles5. Asimismo, el Grupo observó que las modalidades de consumo y producción mundiales deben gestionarse de una manera más sostenible y equitativa y que solo si realizamos acciones sociales, económicas y medioambientales conjuntas podremos erradicar la pobreza de manera irreversible6.

En efecto, por su carácter transversal, las modalidades de consumo y producción sostenibles abarcan cuestiones intersectoriales y adoptan un enfoque integral que tiene en cuenta los aspectos económicos, sociales y ambientales del desarrollo sostenible de manera equilibrada e integrada. Las actividades de consumo y producción son la base de la economía mundial, pero las modalidades actuales están agotando rápidamente el capital natural, degradando los servicios de los ecosistemas y socavando la capacidad de los países para atender sus necesidades de manera sostenida. El cambio hacia modalidades de consumo y producción sostenibles conlleva aumentar la eficiencia y la productividad en toda la cadena de suministro y el ciclo de vida de los productos, ahora y en el largo plazo.

 

El Objetivo 12 sobre consumo y producción sostenibles, y el consumo y la producción sostenibles en otros ODS

El ODS 12 abarca la eficiencia en el uso y la gestión de los recursos naturales (meta 12.2), los efectos ambientales, tales como la gestión de desechos (meta 12.5), y la liberación de contaminantes, en especial de sustancias químicas (meta 12.4). El Objetivo insta a todos los agentes, incluido el sector privado, a que contribuyan al desarrollo sostenible (meta 12.6). Se destaca la importancia de la información al consumidor y de la educación para el desarrollo sostenible y los estilos de vida (meta 12.8). Asimismo, se señala el papel que desempeña el sector público mediante las adquisiciones públicas sostenibles (meta 12.7), así como el cambio hacia el consumo y la producción sostenibles en el sistema alimentario (meta 12.3) y el sector del turismo (meta 12.b). La necesidad de políticas de consumo y producción sostenibles se pone de manifiesto mediante la aplicación del Marco Decenal de Programas sobre Modalidades de Consumo y Producción Sostenibles (meta 12.1), y la financiación y el desarrollo de la capacidad (meta 12.a) y la racionalización de los subsidios a los combustibles fósiles (meta 12.c) se presentan como medios de implementación.

El consumo y la producción constituyen el núcleo de la economía mundial. Sin embargo, las actuales modalidades de consumo y producción insostenibles conducen a la deforestación, la escasez de agua, el desperdicio de alimentos y elevadas emisiones de dióxido de carbono, y causan la degradación de ecosistemas clave. El logro del objetivo de consumo y producción sostenibles creará sinergias y apoyará la consecución de otros objetivos relacionados con la alimentación, el agua y la energía, al tiempo que contribuirá a la mitigación del cambio climático.

 

¿En qué consisten el consumo y la producción sostenibles?

Todo lo que producimos y consumimos tiene una repercusión positiva o negativa en la economía, el medio ambiente y el desarrollo social. El uso de modalidades de consumo y producción sostenibles aumenta la eficiencia y productividad, asegura que las actividades humanas se mantengan dentro de la capacidad de sustentación del planeta y se respetan los derechos de las generaciones futuras.

El consumo y la producción sostenibles significan hacer más y mejores cosas con menos recursos. Se trata “del uso de bienes y servicios que responden a necesidades básicas y proporcionan una mejor calidad de vida, al mismo tiempo que minimizan el uso de recursos naturales, materiales tóxicos y emisiones de desperdicios y contaminantes sobre el ciclo de vida, de tal manera que no se ponen en riesgo las necesidades de futuras generaciones”7.

El consumo y la producción sostenibles engloban el objetivo de desvincular sistemáticamente el crecimiento económico de la utilización creciente de los recursos y la degradación del medio ambiente, a fin de “hacer más con menos”. La desvinculación se logrará mediante la reducción del uso intensivo de materiales y energía en las actividades económicas actuales y la reducción de las emisiones y los desechos provenientes de la extracción, la producción, el consumo y la eliminación. Al utilizar el enfoque del ciclo de vida como instrumento para lograr el consumo y la producción sostenibles, se tomarán medidas para influir en la oferta y la demanda de los productos sostenibles y evitar la redistribución de la carga entre las diferentes etapas del ciclo de vida de los productos.

 

¿Cómo implantar el consumo y la producción sostenibles?

El Marco Decenal de Programas sobre Modalidades de Consumo y Producción Sostenibles, adoptado en Río+20, es un marco mundial de colaboración y creación de capacidad para el cambio hacia el consumo y la producción sostenibles. El Marco mejorará la cooperación internacional para acelerar la transición a modalidades de consumo y producción sostenibles tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo, prestando apoyo a nivel regional y nacional conforme a las necesidades y prioridades locales. Los seis programas actuales del Marco son: Turismo sostenible, incluido el ecoturismo; Estilos de vida y educación sostenibles; Adquisiciones públicas sostenibles; Información al consumidor; Edificios y construcciones sostenibles; y Sistemas alimentarios sostenibles. La aplicación del Marco Decenal de Programas sobre Modalidades de Consumo y Producción Sostenibles figura como meta 12.1 del objetivo de consumo y producción sostenibles.

En definitiva, el ODS 12 es esencial para el logro de los ODS, ya que promueve muchos de estos objetivos y es un requisito para el desarrollo sostenible. La transición hacia modalidades de consumo y producción sostenibles ya ha comenzado en muchas partes del mundo, y debe acelerarse y ampliarse lo antes posible por medio del Marco Decenal de Programas sobre Modalidades de Consumo y Producción Sostenibles y otras iniciativas y políticas amplias y sostenidas.

 

Notas

1 Departamento de Asuntos Económicos y Sociales, División de Población, World Population Prospects: The 2012 Revision, vols. I (ST/ESA/SER.A/336) y II (ST/ESA/SER.A/345) (Nueva York, publicación de las Naciones Unidas, 2013).

2 Banco Mundial y Fondo Monetario Internacional, Informe sobre seguimiento mundial 2013: la dinámica rural-urbana y los Objetivos de Desarrollo del Milenio (Washington D.C., 2013), págs. xi, 22, 25.

3 Resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas (A/RES/66/288), de 11 de septiembre de 2012.

4 Comunicado: Reunión del Grupo de Alto Nivel de Personas Eminentes sobre la Agenda para el Desarrollo Después de 2015, emitido en Bali, el 27 de marzo de 2013, pág. 1. Se puede consultar en http://www.post2015hlp.org/wp-content/uploads/2013/04/Communique-HLP-Bali-March27-2013_SPA.pdf.

Informe del Grupo de Alto Nivel de Personas Eminentes sobre la Agenda para el Desarrollo después de 2015. Una nueva alianza mundial: erradicar la pobreza y transformar las economías a través del desarrollo sostenible (Nueva York, publicación de las Naciones Unidas, 2013).

6 Ibid.

7 Ministerio de Medio Ambiente de Noruega, Simposio de Oslo sobre Consumo y Producción Sostenibles, 1994; esta definición del consumo y la producción sostenibles se ha convertido en la más ampliamente aceptada.