Hacia el Año Internacional de la Cooperación en la Esfera del Agua (2013)

En la actualidad, la humanidad se enfrenta a diversos desafíos globales, como la pobreza, el hambre y el cambio climático. Mientras tanto, el rápido ritmo de la urbanización y el crecimiento demográfico aceleran los procesos globales, afectando a los recursos hídricos. Debido a ello, los problemas relativos a la escasez y el deterioro de la calidad del agua son cada vez más urgentes. En el mundo moderno, el agua se ha convertido en un elemento clave para abordar las cuestiones de la seguridad alimentaria, la seguridad energética y la sostenibilidad ambiental. Teniendo en cuenta lo anterior, el mundo no puede alcanzar los objetivos mundiales de desarrollo actuales sin establecer una gobernanza global de los recursos hídricos.

La gobernanza de los recursos hídricos se define como el conjunto de los sistemas políticos, sociales, económicos y administrativos existentes que afectan directa o indirectamente a la utilización, el desarrollo y la gestión de los recursos hídricos y a la prestación de los servicios de abastecimiento de agua en los distintos ámbitos de la sociedad. Dado que el sector hídrico forma parte de un contexto social, político y económico más amplio, y que por tanto se ve afectado por las decisiones adoptadas fuera del sector hídrico, el logro de una gobernanza efectiva de los recursos hídricos requiere un enfoque amplio que hace imprescindible la coordinación con otras formas de gobernanza, así como con las estructuras, procedimientos y procesos formales e informales.

Todo ello pone de manifiesto la necesidad de la cooperación y el establecimiento de un diálogo entre todos los usuarios del agua, especialmente en los ámbitos de la agricultura, la industria, la energía, la navegación y el saneamiento y abastecimiento de agua. Los posibles problemas transfronterizos y conflictos de intereses pueden abordarse mejor mediante la cooperación, un marco jurídico e institucional adecuado, la adopción de enfoques conjuntos para la planificación y la distribución de los beneficios y los costes relacionados. En primer lugar, es necesario aumentar la asistencia oficial para el desarrollo orientada a la creación y ejecución de proyectos que proporcionen agua potable y agua para sus necesidades cotidianas a las personas pobres y vulnerables. La creación de una base de datos fiable, que incluya datos meteorológicos, hidrológicos y socioeconómicos, desempeña un papel fundamental para la gestión sostenible de los recursos hídricos.

La República de Tayikistán ha presentado varias resoluciones ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, entre ellas el Año Internacional del Agua Dulce en 2003 y el Decenio Internacional para la Acción “El agua, fuente de vida” para 2005-2015. En 2010, Tayikistán propuso una resolución de la Asamblea General que facilitaría la coordinación y la colaboración para abordar las cuestiones emergentes relativas al agua dulce y aunaría los esfuerzos emprendidos por los gobiernos, las organizaciones internacionales y regionales, las comunidades empresariales, los científicos y otros representantes de la sociedad civil. En octubre de 2010, mi delegación propuso la resolución de la Asamblea General sobre el Año Internacional de la Cooperación en la Esfera del Agua (2013), que fue aprobada por consenso en diciembre de 2010.

El Año Internacional de la Cooperación en la Esfera del Agua pretende unificar todos los esfuerzos realizados y previstos por el sistema de las Naciones Unidas, las organizaciones internacionales y regionales, los gobiernos, la sociedad civil y los empresarios, con el fin de sensibilizar sobre los problemas relativos al agua dulce y las formas de resolverlos, crear un entorno favorable para la generación de nuevas ideas y buscar la manera más eficaz de abordar los objetivos de desarrollo convenidos internacionalmente con respecto a los recursos de agua dulce.

Si bien la resolución no definió ningún objetivo concreto, podría considerarse que las metas específicas del Año Internacional de la Cooperación en la Esfera del Agua son las siguientes:

  • Lograr una mayor comprensión del vínculo entre el desarrollo sostenible y la gestión de los recursos de agua dulce;
  • Alentar a los gobiernos a desarrollar estrategias y programas que promuevan una cooperación eficaz para la gestión sostenible de los recursos hídricos, con la participación de todos los usuarios del agua;
  • Movilizar a la sociedad civil para que participe de manera constructiva en el tratamiento de las cuestiones relativas a la gestión sostenible de los recursos de agua dulce;
  • Aumentar las inversiones y las contribuciones voluntarias para actividades dirigidas a proporcionar acceso al agua dulce a la población necesitada, desarrollar instalaciones de saneamiento, transferir tecnologías avanzadas que permitan el ahorro de recursos, fortalecer el potencial de gestión del agua a nivel nacional y regional, y preservar los ecosistemas acuáticos;
  • Desarrollar redes internacionales de comunicación e información para la difusión del conocimiento y la experiencia adquiridos sobre políticas exitosas y prácticas y medidas nuevas e innovadoras a nivel local, nacional y regional.

Esperamos que el Año Internacional de la Cooperación en la Esfera del Agua proporcione un nuevo impulso para llevar a cabo esfuerzos y actividades en todo el mundo, contribuya a resolver los problemas actuales y emergentes relacionados con el agua, y conduzca a un debate sobre la agenda para el desarrollo después de 2015 en relación con el agua, como las deliberaciones intergubernamentales actuales sobre los objetivos de desarrollo sostenible relativos al agua y al saneamiento.

Con el fin de garantizar el éxito del Año Internacional de la Cooperación en la Esfera del Agua, la Misión Permanente de la República de Tayikistán ante las Naciones Unidas presentó una resolución titulada Observancia del Año Internacional de la Cooperación en la Esfera del Agua (2013). Esta resolución de la Asamblea General fue copatrocinada por 48 países y aprobada por consenso el 21 de diciembre de 2012. La resolución contempla la celebración en 2013 de los siguientes eventos para apoyar la observancia del Año Internacional de la Cooperación en la Esfera del Agua:

  • El 22 de marzo de 2013, durante el sexagésimo séptimo período de sesiones de la Asamblea General, se celebrará en Nueva York el Día Mundial del Agua, un diálogo interactivo de alto nivel con ocasión del Año Internacional de la Cooperación en la Esfera del Agua (2013) y el 20° aniversario de su proclamación;
  • El 22 de marzo de 2013 se celebrará en La Haya (Países Bajos) el acto oficial con motivo del Día Mundial del Agua, dedicado a la cooperación en la esfera del agua, tema del Año Internacional;
  • A finales de agosto de 2013 se celebrará en Dushanbé (Tayikistán) una Conferencia Internacional de Alto Nivel sobre la cooperación en la esfera del agua.

Los preparativos para los eventos internacionales mencionados se coordinarán de forma que exista una conexión lógica y una continuidad entre todas las actividades relativas al Año Internacional de la Cooperación en la Esfera del Agua. En este sentido, estamos cooperando estrechamente sobre temas relacionados con el agua y el saneamiento con todos los organismos de las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales, así como con los Estados Miembros. Además, en 2009 se creó el Grupo de Amigos del Agua por iniciativa de Tayikistán en la Sede de las Naciones Unidas.

Con el fin de alcanzar los objetivos del Año Internacional de la Cooperación en la Esfera del Agua, alentaremos a todos nuestros asociados nacionales, regionales e internacionales a que celebren eventos relevantes, que incluyan diversos seminarios y reuniones. Estamos seguros de que los gobiernos participarán activamente en el Diálogo Interactivo de Alto Nivel en Nueva York y en la Conferencia Internacional de Alto Nivel sobre la Cooperación en la Esfera del Agua que se celebrará en Dushanbé, eventos que se centrarán en aquellas cuestiones y desafíos relativos al agua que pueden abordarse mediante el desarrollo de la cooperación en todos los niveles.

Como se señaló anteriormente, estamos tratando de lograr la mayor coherencia posible entre los distintos eventos previstos por la resolución sobre la observancia del Año Internacional de la Cooperación en la Esfera del Agua. Creemos que las deliberaciones del Diálogo de Alto Nivel sobre el Día Mundial del Agua continuarán durante la Conferencia Internacional de Alto Nivel de Dushanbé en agosto de 2013, a un nivel más amplio y con un alcance más profundo. Durante la Conferencia de Dushanbé, se realizarán exposiciones, con carteles, libros y materiales de audio y vídeo sobre la cooperación en la esfera del agua, que pondrán de relieve los problemas del agua y los desafíos a los que se enfrentan todos los países y sus poblaciones. Dado que la cooperación en la esfera del agua es una cuestión global, creemos que la preparación de estas conferencias debe involucrar a las organizaciones internacionales y regionales que se ocupan de abordar y hallar soluciones a los problemas del agua, así como a todas las partes interesadas, como empresas, organizaciones no gubernamentales, organizaciones de mujeres y niños, y autoridades locales. El Gobierno de Tayikistán ya ha establecido un Comité Organizador de la Conferencia Internacional de Alto Nivel sobre la Cooperación en la Esfera del Agua, presidido por el Excelentísimo Señor Oqil Oqilov, Primer Ministro de la República de Tayikistán.

Alentamos a los participantes de la Conferencia de Dushanbé a compartir sus experiencias e ideas, y a formular propuestas y sugerencias concretas sobre las maneras de avanzar en la solución a los problemas del agua y hacer frente a los desafíos que plantean los recursos hídricos. Por otra parte, se espera que, durante el período de preparación, el Comité Organizador de la Conferencia de Dushanbé colabore con los organizadores de otros eventos regionales e internacionales sobre la cooperación en la esfera del agua.

Tayikistán cree que los problemas actuales relativos al agua dulce no se deben a la ausencia de acuerdos, decisiones y recomendaciones internacionales. Con el fin de aplicar las decisiones y los programas de acción, es necesario adoptar medidas mucho más eficaces y concertadas, así como lograr una mayor voluntad política en todos los niveles. Para abordar de forma eficaz las cuestiones y problemas que plantea el agua dulce, la comunidad internacional debe adoptar medidas coordinadas, enérgicas y a largo plazo que aúnen los esfuerzos realizados por los gobiernos, las organizaciones internacionales y regionales, las comunidades empresariales, los científicos y los representantes de la sociedad civil.

Para alcanzar nuevos progresos, resulta fundamental:

  • Lograr un mayor compromiso político e impulsar acciones encaminadas a la aplicación de los acuerdos internacionales;
  • Emprender campañas de sensibilización pública de mayor alcance y fomentar la educación sobre la cooperación y el diálogo eficaces en la esfera del agua;
  • Promover el intercambio de experiencias en materia de políticas exitosas y mejores prácticas a nivel local, nacional, regional e internacional;
  • Fortalecer las alianzas y la cooperación entre los sectores público y privado, así como entre las comunidades, las autoridades locales y los gobiernos;
  • Mejorar la cooperación internacional y regional.