El foro político de alto nivel sobre desarrollo sostenible de julio de 2019: Una oportunidad para encauzar nuestro compromiso multilateral

Attendees at ECOSOC Youth Forum 2019.

Un momento del Foro de la Juventud del Consejo Económico y Social del 2019. El tema del foro de este año es «Jóvenes empoderados, integrados e iguales». Abril de 2019, Nueva York. ​


Escuchen. Sean empáticos. Generen confianza.

Apóyense los unos a los otros. Busquen soluciones juntos.

Somos tiempo.

Pero solo el futuro nos pertenece

para profanarlo.

El presente ya es pasado;

y el pasado,

la malicia de nuestros padres.

                                                             De «We Are the Cenotaphs»

                                                                      Daniel Williams

                                                                      Poeta, abogado

                                                             San Vicente y las Granadinas

 

Hace casi cuatro años, celebrábamos la gran victoria del multilateralismo: la adopción de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. El proceso fue universal, integrado e inclusivo. Está claro que necesitamos un diálogo continuado y constructivo para implementar la Agenda 2030.

Actualmente, resulta preocupante que el multilateralismo se cuestione con tanta frecuencia. Son muchos los que se preguntan si la consecución de esta Agenda será posible del todo en la realidad política actual. Pero, ¿estamos planteando la pregunta correcta? Quizás la respuesta a nuestros miedos y nuestras preocupaciones se halle en la implementación de la Agenda 2030 mediante una cooperación multilateral. Por este motivo, el foro político de alto nivel sobre el desarrollo sostenible de 2019, convocado bajo los auspicios del Consejo Económico y Social (ECOSOC) entre el 9 y el 18 de julio, brinda una oportunidad para encauzar nuestro compromiso multilateral.

Se trataba de un multilateralismo que presentaba las condiciones apropiadas para un crecimiento económico tras la Segunda Guerra Mundial. Se trataba de un multilateralismo que nos permitía lograr el objetivo de reducir la pobreza extrema a la mitad después del 2000. El cambio climático, la alteración que podría ir a la par del avance tecnológico y la amenaza de una guerra nuclear representan los desafíos más determinantes de nuestra época. También deben abordarse las cuestiones de los refugiados, la migración y el comercio. Todos estos desafíos requieren soluciones globales y solo las Naciones Unidas permiten que todos aporten sus opiniones para poder encontrar enfoques comunes que propicien que las comunidades globales aborden las crecientes amenazas a nuestro bienestar. Ahora más que nunca, debemos conservar los canales de diálogo abiertos.

¿Cómo podemos fomentar el multilateralismo en pro del desarrollo sostenible? 

Necesitamos cumplir con nuestros cometidos en relación con la Agenda 2030, la cual representa la agenda más ambiciosa y universal que jamás hayan adoptado las Naciones Unidas. La defensa de los principios de la Agenda 2030 resulta prioritario a la hora de solucionar los desafíos más acuciantes. Este año, el Foro de la Juventud del ECOSOC atrajo a más de un millar de jóvenes. Varios de ellos nos pidieron que dejáramos de referirnos a ellos como los líderes del mañana, ya que ellos ya están asumiendo el liderazgo del hoy.

Hace un año, conocí a Jonathan Mendonca, un ingeniero civil de 25 años procedente de Mumbai, India. Hace unos tres años, Jonathan fundó la Barefoot Edu Foundation, «una organización civil dispuesta a transformar los espacios educativos en entornos de aprendizaje estimulantes y contextualizados para comunidades con pocos recursos». Su primer proyecto independiente, Preparing Anganwadis for Learning (Preparando a los anganwadis para el aprendizaje), fue una iniciativa de mejora a escala de distrito que ayudó a que más de mil maestros de preescolar del Gobierno desarrollaran capacidades en el ámbito de la enseñanza preescolar. Jonathan ha podido asegurar la representación y el apoyo de múltiples organizaciones en un esfuerzo por abordar los desafíos a los que se enfrenta particularmente el grupo desfavorecido y marginado. Ha participado en el Foro de la Juventud de este año, donde colaboró con otros jóvenes líderes, intercambió ideas y compartió su experiencia.

Jonathan y el resto de personas que se reunieron en la Sede de las Naciones Unidas de Nueva York en abril de 2019 no hablaron sobre el fracaso de los sistemas multilaterales. Todavía creen en la promesa que las Naciones Unidas representan. Sin embargo, los jóvenes señalan: «necesitamos vuestra ayuda para aumentar las soluciones de las que disponemos».  Nos están pidiendo que los escuchemos. Y tenemos que hacerlo.

El foro político de alto nivel crea un espacio que favorece el diálogo real y una plataforma para el intercambio de conocimientos. Me entusiasma el sólido compromiso que hemos presenciado de los 102 países que ya han presentado exámenes nacionales voluntarios (ENV); se estima que otros 40 los presenten este año por primera vez y otros siete por segunda vez. En julio, el foro político de alto nivel, bajo los auspicios del ECOSOC, revisará los ODS en materia de empleo y crecimiento económico; desigualdad; cambio climático; educación; paz; justicia e instituciones sólidas y, por supuesto, alianzas mundiales; así como abordará el tema de la inclusión y la igualdad, todos necesarios para afrontar algunos de los problemas más candentes de nuestra época.
 

Students served lunch at Barefoot Edu Foundation.

En la One Star Public School se sirve en hojas de teca biodegradables un tentempié nutritivo para el mediodía rico en hierro y proteínas hecho a partir de comida ecológica local. Se trata de una escuela para niños en Madhya Pradesh, India, de la que se encarga Barefoot Edu para una transformación holística.

La gran cantidad de información derivada de estos exámenes aporta lecciones para lograr nuestros objetivos comunes y sirve de impulso para seguir avanzando. Existen numerosas buenas prácticas y soluciones que se están implementando en todo el mundo y que se están compartiendo a través de plataformas de conocimiento y otros mecanismos para la transferencia tecnológica, las finanzas y el intercambio de información, con la inclusión de varios sistemas a niveles locales y regionales que podrían mejorarse o replicarse en otros lugares. Se está instando a las instituciones financieras a que movilicen y redistribuyan recursos que propicien el desarrollo sostenible, de modo que puedan utilizarse con mayor eficacia para hacer frente a varios desafíos, partiendo de la base de que inversiones más inteligentes y progresistas rendirán beneficios en los años venideros. Las innovaciones tecnológicas, aplicadas dentro de los marcos institucionales que contribuyan a la igualdad y al empoderamiento de todas las personas, impulsarán sin duda alguna la consecución de los ODS y nos aportarán esperanzas para conseguir un mejor futuro para todos. La sociedad civil, con sus múltiples organizaciones de base, sigue encabezando la implementación. Los líderes deben fomentar las soluciones locales y propiciar la participación de aquellos que tengan más posibilidades de pasar desapercibidos.

Estamos progresando. Hay más personas viviendo en condiciones adecuadas en comparación con tan solo hace diez años. Cuatro años después de la adopción de la Agenda 2030, somos conscientes de que varios Gobiernos están dando prioridad a los ODS en sus planes de desarrollo y que están alineando sus políticas e instituciones a estos objetivos. Sin embargo, un conjunto creciente de datos, estadísticas y conocimientos científicos ponen de manifiesto que se necesita un esfuerzo ulterior para poder conseguir los ODS y garantizar que nadie se quede atrás. Necesitamos adoptar más acciones y hacerlo más rápido con el fin de transformar el mundo para 2030. Todavía podemos conseguir los objetivos si realizamos un cambio de rumbo significativo.

Los jóvenes del Foro de la Juventud de ECOSOC y aquellos que se manifiestan en todo el mundo nos están advirtiendo sobre el hecho de que estamos viviendo como si dispusiéramos de recursos ilimitados. Nos están diciendo que el bienestar de las generaciones futuras está en nuestras manos. Les preocupa tener que soportar las consecuencias de las desacertadas elecciones que estamos haciendo hoy en día. No obstante, de acuerdo con el profesor de Harvard y reputado autor Steven Pinker, quien asistió al ECOSOC a principios de este año, «no hay límites en las mejoras que podemos conseguir si seguimos aplicando nuestros conocimientos para propiciar la prosperidad de los seres humanos».

El foro político de alto nivel, que también se reunirá bajo los auspicios de la Asamblea General en la cumbre que se celebrará en septiembre de 2019, nos brinda una oportunidad ideal para hacer balance, aplicar conocimientos, buscar soluciones y catalizar acciones en pro de la implementación de la Agenda 2030. Supondrá una oportunidad para reafirmar nuestro compromiso por la cooperación internacional con el fin de conformar las condiciones idóneas para la paz y el desarrollo sostenible, ya que no podemos tener la una o el otro a menos que logremos los dos.

En su última publicación, titulada Brief Answers to the Big Questions (Breves respuestas a las grandes preguntas), el difunto gran matemático, Stephen Hawking, explicó lo siguiente: «Cuando vemos la Tierra desde el espacio, nos vemos como un conjunto. Apreciamos la unidad y no las divisiones. Se trata de una imagen sencilla con un mensaje imperioso: un planeta, una raza humana». Stephen Hawking murió a principios de 2018, pero antes escribió: «Espero que en el futuro las personas con poder muestren su creatividad, valor y liderazgo. Dejémosles que hagan frente al desafío de los objetivos de desarrollo sostenible y actúen. Soy plenamente consciente de lo valioso que es el tiempo. Aprovechad el momento. Actuad ya».

Los ciudadanos del mundo nos están observando y creen que podemos hacerlo mejor. Ellos también nos están pidiendo que ¡ACTUEMOS YA!

Crónica ONU no constituye un registro oficial. Las opiniones expresadas por autores individuales, así como las fronteras y los nombres mostrados en las designaciones utilizadas en los mapas o en los artículos no implican necesariamente un apoyo o una aceptación de carácter oficial por parte de las Naciones Unidas.