ARTÍCULOS

Este número doble especial de la Crónica ONU, titulado "Nuestro océano, nuestro mundo", examina muchos de los problemas a que se enfrenta el ecosistema marino, e incluye artículos de 23 expertos y personalidades que participan activamente en la búsqueda de soluciones.

Se requieren medidas para poner fin a la sobrepesca, la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada y las prácticas pesqueras destructivas. Debemos actuar para gestionar, proteger y conservar de manera sostenible los ecosistemas marinos y costeros, intensificando los esfuerzos comunitarios de conservación y mediante otras medidas como la educación y la sensibilización.

No podemos mantener en el tiempo, y mucho menos acelerar, los cambios que estamos provocando en los ecosistemas oceánicos. Esta es la razón por la que el sistema de las Naciones Unidas está trabajando con los Gobiernos y las organizaciones internacionales del sector privado y de la sociedad civil para fortalecer las estructuras de gobernanza y promover la aplicación de instrumentos jurídicos internacionales y diversos instrumentos de gestión, como la ordenación integrada de las zonas costeras y la planificación del espacio marino, así como para facilitar un enfoque coordinado de la aplicación de las leyes y políticas de protección ambiental y desarrollo económico sostenible.

Comenzaremos a trabajar inmediatamente sobre las soluciones integrales propuestas, pero es evidente que el proceso de consecución del ODS 14 no terminará ahí. Los 193 Estados Miembros de las Naciones Unidas nos han encomendado lograr las metas del ODS 14 para 2030. Por tanto, deberemos evaluar regularmente y a nivel universal los progresos realizados y renovar nuestros compromisos en los años venideros.

El impacto del cambio climático en nuestros océanos ya no puede describirse en historias individuales e aisladas sobre la decoloración de los arrecifes de coral; implica cambios fundamentales en los ecosistemas y en la vida marina a una escala que apenas estamos empezando a imaginar.

Desde 2004, por ejemplo, Maldivas trabajó con las Naciones Unidas para declarar Reserva de Biosfera el atolón Baa. Este atolón fue seleccionado gracias a su notable biodiversidad y a su potencial para demostrar los beneficios económicos de la conservación.

Como Comisionada, entre mis responsabilidades está la de representar y defender a alto nivel las prioridades, decisiones y procesos relativos al océano Pacífico. Mi Oficina trabaja para unir a los países y territorios del Pacífico reforzando la coordinación, la colaboración y la integración de las cuestiones oceánicas transversales, como la protección de la biodiversidad en las zonas situadas fuera de la jurisdicción nacional y la gestión basada en zonas.

Sin ningún sistema para tratar este tipo de residuos, la basura acaba en la playa y en el océano, o simplemente se quema. Todavía noto el olor nauseabundo del plástico quemado.

El Acuerdo de París sentó las bases para lograr un futuro más sostenible para el planeta y, especialmente, para los océanos. Mi fundación ha financiado el proyecto de investigación The Solutions Project (http://thesolutionsproject.org), que demuestra que el mundo podría funcionar con energía 100% limpia y renovable para 2050.

La recuperación de los corales mediante el cultivo o el trasplante se ha mencionado en diversas ocasiones como una posible solución para los arrecifes en crisis, pero no podrá ser un remedio eficaz hasta que no se hayan eliminado los factores de perturbación que han provocado la desaparición de los corales.

Como marco jurídico, la CNUDM se concibió para su posterior desarrollo en reglamentos de aplicación más detallados, aprobados en el seno de las organizaciones intergubernamentales competentes, incluidas las regionales.

Yo tengo una íntima conexión con el mar. En los 30 años que llevo buceando en los arrecifes de todo el mundo, desde el Caribe hasta el mar Tirreno, desde el Pacífico hasta el océano Índico, he visto una belleza inimaginable: una abundancia asombrosa, una profusión de color y un despliegue de biodiversidad que solo parece ser posible en lo más profundo de nuestra imaginación.

Hasta una tercera parte de la Reserva se destinó a emplazamiento exclusivo para la pesca deportiva y de recreo, creándose así la zona más grande de pesca de recreo en toda la historia de Australia.

Hoy, tras decenios de situación "en suspenso", se ha renovado el interés del sector privado y de los Gobiernos por el potencial que ofrece la explotación comercial de los minerales marinos. El principal factor impulsor de este nuevo interés es una combinación de los avances tecnológicos en la extracción y tratamiento de los recursos minerales del mar y el aumento de la demanda a largo plazo de minerales, suscitada por la globalización y por la industrialización del mundo en desarrollo.

Los océanos son una herencia que todos compartimos. Su protección es nuestra responsabilidad común.

Los inuit consideramos que cualquier medida o intervención que afecte a nuestro hielo, el océano Ártico y las tierras en que vivimos debe proteger su medio ambiente y su vida silvestre y, por tanto, a nosotros mismos, de forma que podamos seguir viviendo de los productos de esta tierra.

Los océanos son esenciales para el transporte marítimo: facilitan el 80% del comercio mundial, llevan a sus destinos a los pasajeros que viajan en transbordador y transportan a millones de turistas en cruceros.

Aunque la FAO brinda ayuda y asesoramiento, es crucial que todos, especialmente los que estén mejor capacitados para realizar la tarea, asuman la responsabilidad de intensificar los esfuerzos contrayendo compromisos aún más ambiciosos. La pesca responsable en las aguas nacionales e internacionales, los conocimientos apropiados, las transferencias de tecnología y la colaboración para introducir los productos pesqueros en los mercados mundiales son imprescindibles.

Ya desde muy joven reparé en el gran desprecio que las personas mostraban por el océano. En 2007, yo era una estudiante universitaria de 22 años que investigaba las tortugas marinas amenazadas en el norte del Perú.

En ningún otro ámbito la importancia de la biodiversidad para el desarrollo sostenible es más esencial que en los océanos.

La pesca tiene como objetivo proporcionar beneficios económicos de las ventas en el mercado, medios de subsistencia a los que participan en la actividad, y sobre todo, alimento para las personas.

Por razones históricas, culturales y económicas, el océano ha marcado la vida de los portugueses y la forma en que nos relacionamos con los demás y pertenecemos a la comunidad internacional. Como país marítimo, el océano es un elemento fundamental y determinante de nuestra identidad.

El deterioro de la salud de los océanos tiene graves consecuencias para las personas, sus medios de subsistencia y toda su economía, y las comunidades más pobres que dependen de los recursos oceánicos son a menudo las más afectadas.

El turismo podría convertirse en una de las mejores herramientas para promover la protección de los océanos y los mares a nivel mundial, y el sector privado podría desempeñar un papel crucial.

Web Special

Octubre 2013

La pobreza suele ser la causa principal de la mala gestión de los recursos naturales y la degradación resultante de los ecosistemas. Las prácticas de ordenación integrada de los recursos hídricos no serán sostenibles si se imponen sobre comunidades que tienen pocas o ninguna alternativa como medio de vida y para la seguridad alimentaria.

В настоящем выпуске представлен широкий спектр мнений, касающихся вопросов по усовершенствованию международной гуманитарной системы, а также анализ ситуации и воспоминания авторов, которым довелось участвовать в операциях по оказанию гуманитарной помощи и по преодолению последствий стихийных и антропогенных бедствий. Выпуск планировался в качестве поддержки целей первого Всемирного саммита по гуманитарным вопросам, который проводился в Стамбуле, Турция, 23 – 24 мая 2016 года.

Español